lunes, 27 de octubre de 2014

LITER-a-TULIA reunión Noviembre 2014

Queridos tertulianos, continuaremos nuestro ciclo sobre la figura de William Shakespeare con una de sus principales tragedias: El Rey Lear.



De nuevo el autor nos adentra en las profundidades de la conducta y el sentimiento del ser humano, en este caso a través de este drama que, sin lugar a dudas, ocupa un lugar destacado entre los más potentes escritos por Shakespeare.

Para esta ocasión tendremos el privilegio de contar con la presencia de Ana Zamorano, profesora de literatura anglo-norteamericana en la UNED, y desde 1998, Doctora en Filología Inglesa por la Universidad de Hull (Reino Unido). Entre otros libros, es coautora de "Literatura Inglesa hasta el Siglo XVII" (2002), su actividad investigadora la ha llevado a participar en múltiples proyectos de investigación, por ejemplo, los dedicados a escritoras en lengua inglesa, o sobre literatura y violencia de género entre otros temas, ha publicado numerosos artículos, y asimismo, ha intervenido en distintas ocasiones en radio y televisión, an alguna de ellas concretamente sobre la obra de Shakespeare.

Viernes 14 de Noviembre, 18 horas
Restaurante Este o Este
Manuela Malasaña nº9
Metro Bilbao

martes, 23 de septiembre de 2014

LITER-a-TULIA Ciclo 2014 - 2015: Primera Reunión.

Shakespeare forever



            Los últimos estudios historiográficos parecen demostrar que William Shakespeare nació algún día de abril de 1564. Por lo tanto, acaba de cumplir nada menos que 450 años. Pese a ello, su juventud es eterna, porque su sabiduría es definitiva e inmune a las épocas y las eras. Tal vez una de las cosas más bellas que se han dicho sobre él, fue la sentencia rotunda escrita por Harold Bloom, uno de los grandes expertos en crítica literaria: Shakespeare inventó al ser humano. Bloom no exageró en lo más mínimo. El genio de William Shakespeare consistió en plasmar como nadie jamás  las variedades de la subjetividad, y en sus personajes y sus tramas encontramos todas y cada una de las infinitas formas de los deseos y las pasiones humanas, desde las más sublimes hasta las más abyectas. Shakespeare he logrado una de las más increíbles proezas de la literatura: alzarse para siempre por encima de la historia. Sus obras no requieren ningún contexto histórico para mostrar la virtud de su universalidad. Freud lo consideró uno de sus más exquisitos predecesores, puesto que nada de lo que el psicoanálisis ha afirmado sobre el ser humano está ausente en la prosa de Shakespeare. Leerlo, releerlo, volver a sumergirse en la infinita sabiduría de su texto, es hoy en día más necesario que nunca. Shakespeare es uno de los mejores antídotos para combatir la estupidez reinante, la canallesca empresa que, invocando supercherías supuestamente científicas,  pretende convencernos de que no somos más que un puñado de neuronas y genes. Por ese motivo, Liter-a-tulia se suma este año al homenaje que debemos a este artista inigualable, y dedicaremos las nueve tertulias a conversar sobre una selección de sus obras. ¡Hagamos del gran William una forma más de ofensiva contra la deshumanización que nos acecha!
Shakespeare forever! ¡Por siempre Shakespeare!

Primera Reunión

El ciclo se inaugurará con la tragedia titulada Otelo: el moro de Venecia, una obra teatral en 5 actos cuya escritura se estima alrededor de 1603.



Para esta ocasión inaugural contaremos con la presencia de un invitado especialmente versado en la 
obra de Shakespeare que nos introducirá en el corazón de este texto:
se trata de Arnoldo Liberman, médico, psicoanalista, escritor y musicólogo. Entre su inmensa
producción escrita destacamos: "La fascinación de la mentira" (Altalena 1986), "Kadish por Gustav
Mahler" (Sefarad Editores 2011), "El pentagrama secreto" (Gedisa 1997) y "Simplemente, además..." (Sefarad Editores 2014).

Arnoldo Liberman es además Asesor Cultural del Teatro Real.




Viernes 10 de Octubre, 18 horas


Restaurante Este o Este

Manuela Malasaña 9 (Metro Bilbao)

domingo, 21 de septiembre de 2014

III Ciclo de Lecturas Dramatizadas

El Departamento de Cultura de la Embajada de la República Argentina en España.

Organiza e invita:

III Ciclo de Lecturas Dramatizadas
Teatro Plural Femenino: Dramaturgas a escena
Dramaturgia consagrada y Nueva dramaturgia
Coordinadores III Ciclo: Aisha Wizuete y Jorge Cassino

Con la colaboración de:




Martes 14 de octubre: 19:00 h. En Casa del lector del Matadero de Madrid.
Actividad Complementaria: Proyección de, KARTUN, EL AÑO DE SALOMÉ, de Mónica Salerno y Hugo Crexell

Mónica Salerno, antigua alumna de Mauricio Kartun, uno de los dramaturgos argentinos más importantes de los últimos años, rinde un homenaje a su maestro en este documental que dirige junto a Hugo Crexell.
Tras casi dos años de registro, el documental tiene como hilo conductor el proceso creativo de la última pieza de Kartun Salomé de Chacra: desde los primeros ensayos hasta su estreno.
Así iremos conociendo sus intereses como creador, el proceso de dirección de su propia función y la infinita pasión por contagiar el amor a la dramaturgia… como la peste misma.

Dramaturgia consagrada

Coordinación: Jorge Cassino

Lunes 22 de setiembre: 19:00 h. En R.E.S.A.D. Avenida de Nazaret 2. Madrid.

Decir Sí, de Griselda Gambaro.

Sinopsis: Escrita en plena Dictadura militar y estrenada en el Ciclo ‘Teatro Abierto’, la pieza trata con
humor negro el tema del poder y su abuso. De lo peligroso que es el miedo: a veces se dice sí cuando no se debe o no se puede decir no. En el marco cotidiano de una peluquería de barrio, se establece una
extraña relación entre un cliente, que demanda un corte de cabello, y el peluquero, que no accede a
cumplir su tarea.

Dirigida por Cristina Rota.

Lunes 29 de setiembre: 19:00 h. En R.E.S.A.D. Avenida de Nazaret 2. Madrid.

La 45, no voy a llorar de eso yame cansé, de Cecilia Propato.

Sinopsis: Con humor, canciones y coreografías, la pieza plantea, , jugando al teatro dentro del teatro, el tema de la violencia de género en Buenos Aires a fines de los 80 del siglo pasado, pero equiparable al hoy en día en nuestras ciudades. Grace, mujer policía que custodia una entidad bancaria, recibe a Rebeca, destinada al mismo puesto. Mientras comparten vigilancia, Rebeca va descubriendo el maltrato al que está siendo sometida su compañera por `Chiquito´, su marido, e intenta ayudarla. Mientras tanto Grace le descubre a Rebeca el mundo del arte ya que ha empezado a estudiar teatro. Las dos agentes irán estableciendo una relación que será siempre puesta en sospecha, acusada, burlada por un extraño personaje al acecho: la Monja.

Dirigida por Jorge Cassino.

Lunes 13 de octubre: 19:00 h. En R.E.S.A.D. Avenida de Nazaret 2. Madrid.

Touché, de Susana Torres Molina.

Sinopsis: Con un desbordante sentido del humor, la pieza indaga en los límites difusos entre la salud y la enfermedad, entre la locura y la cordura. Nada es más irreal que el tan buscado equilibrio. Un particular trío se forma cuando un psicoanalista asiste a la casa de una familia para atender a la muchacha con problemas y se encuentra que su madre también tiene los suyos, y aún más serios, con lo cual la situación se convertirá en una desopilante y alocada terapia familiar en la que el propio terapeuta descubrirá que no posee todo el saber ni es todo lo normal que se espera de él.

Dirigida por Juan Carlos Corazza

Nueva dramaturgia

Coordinación: Aisha Wizuete

Martes 7 de octubre: 19:00 h. En Casa del lector del Matadero de Madrid.

Como si pasara un tren, de Lorena Romanín

Sinopsis: Susana y Juan Ignacio viven solos en una pequeña ciudad de la provincia. Juan tiene el retraso madurativo de un niño pequeño. A Susana no le fue fácil criar sola a Juan después de que el padre los abandonara. Quizás por eso lo sobreprotege tanto. Pero consiguió llegar a un equilibrio y a encontrar su forma.
Las cosas van a cambiar tras la llegada de Valeria, una adolescente, sobrina de Susana, a la que la madre manda "al campo" tras encontrarle un cigarro de marihuana y considerarla drogadicta. Una comedia dramática llena de humanidad.

Dirigida por Adriana Roffi

Martes 21 de octubre: 19:00 h. En Casa del lector del Matadero de Madrid.

No bailamos tango, de Mónica Salerno

Sinopsis: ¿Qué es ser argentino? ¿Bailar tango, comer asado, tomar mate? ¿Qué es tener éxito? ¿Uno es o aparenta ser? ¿Hasta dónde una mentira alivia una existencia? ¿Por qué es mejor decir la verdad? Marga y Esteban son una joven pareja que trata de reconstruir su vida luego de una crisis económica. Marga miente compulsivamente y luego olvida sus mentiras. Si hasta aquí su vida era angustiante, todo se potencia con la llegada de su exitosa amiga Agustina, quien decide instalarse en el país y rescatar sus raíces argentinas y autóctonas. Agustina no sólo es la ex de Esteban sino que pretende aprender a bailar tango con él. Las mentiras se potencian y la ficción de Marga se hace insostenible, no sólo para ella sino para Esteban, a quien arrastra a su mundo de ficción.

Dirigida por Eva Redondo

Miércoles 29 de octubre: 19:00 h. En Casa del lector del Matadero de Madrid.

El Trompo Metálico, de Heidi Steinhardt

Sinopsis: Catalina es una adolescente que se esmera tenazmente para demostrar a sus padres que es brillante. Como todos los sábados, la familia se reúne en una enorme sala-biblioteca de la mansión casi derruida en la que viven. Recitan poesías, comparten juegos de destreza intelectual, debaten sobre filosofía y ensayan bailes de salón. Ricardo, su intransigente padre, marca con extrema exigencia el compás de su desarrollo intelectual. Su madre enseña con rigurosidad aparente las reglas de urbanidad, haciendo de su propia ignorancia un rimbombante y vergonzoso espectáculo. Y Catalina ya no sabe qué hacer para conquistar el trono de la perfección.

Dirigida por Heidi Steinhardt

jueves, 11 de septiembre de 2014

Zacarías Marco. Apertura de la tertulia 54 sobre el relato No solo en Navidad, de Heinrich Böll

El cuento No sólo en Navidad fue leído por Heinrich Böll en una reunión del Grupo 47 en noviembre de 1952. Böll formó parte de este movimiento literario alemán que se propuso escribir sobre la problemática situación de la posguerra. Por ello este cuento tiene la urgencia de una intervención sobre la realidad presente. De ahí quizás el empuje, incluso el forzamiento de obligar a ver, que el texto explicita. Con ello voy a comenzar.

El narrador de No sólo en Navidad mira, o más bien, espía dos veces por una rendija el interior de la casa de su tío. Se trata primero de la rendija de la cerradura, después, de la rendija de una cortina. Lleva hasta ese extremo su curiosidad y, con ello, nos hace naturalmente sus cómplices. Sucede al principio, cuando es sorprendido, al acercarse a la casa de su tío, por unos cánticos navideños fuera de época, avanzado el mes de marzo del 47. Y se repite al final del relato, cuando se acerca a observar la estampa última en la que culmina la deriva loca de la familia. El primer descubrimiento fue hasta divertido, el último es, sin embargo, pavoroso. A través de la mirada ha irrumpido lo grotesco y nos confiesa no poder soportarlo. De alguna manera él es nuestros ojos. Conviene, pues, detenerse primero en el hábil lugar en el que el autor coloca al narrador.

María José Martínez comenta No solo en Navidad, el relato de Heinrich Böll, para la tertulia 54

El alemán Heinrrich Böll, nacido en 1917, premio Nobel de Literatura en 1972 y escritor de la posguerra, nos cuenta con total inocencia fingida, y con toda naturalidad, la trágica historia de una familia alemana que a lo largo de su vida ve como se pierde la honorabilidad de su linaje.

Silvia Lagouarde comenta el relato No solo en Navidad de Heinrich Böll en la tertulia 54

No sólo en Navidad es un cuento extraordinariamente simbólico que no deja mucho espacio para el debate imaginario. Sin embargo, salvando la necesidad que tiene este autor de escribir sobre la historia de Alemania, puedo dejar al margen lo simbólico y preguntarme si esto sucede en muchas familias. Y me vino la idea, entonces, de que puede tomarse como un cuento de terror que relata lo siniestro que puede acontecer en una familia cuando lo que prima no es la excepción del goce sino el goce tomado en su totalidad, es decir, que lo absorbe todo dentro de ese entorno familiar. Lo que narra el cuento son sucesos que, en muchas ocasiones, aparecen en esos escenarios familiares. 

Rosa López comenta el relato No solo en Navidad, de Heinrich Böll

A propósito de lo que comenta Silvia, se me ocurre que el grito de la tía Mila es equivalente a la pulsión. En el psicoanálisis sostenemos que la pulsión no procede de nuestros más arcaicos orígenes instintivos, todo lo contrario, procede de la demanda, y es la demanda del Otro la que va pulsionando nuestro cuerpo y machacándolo. Y la demanda de esta mujer, de la tía Mila, la expresa perfectamente el autor:

Miguel Alonso comenta el relato No solo en Navidad, de Heinrich Böll


Sobre este impresionante cuento de Heinrich Böll leí comentarios que hacían referencia a las carcajadas que suscita. No cabe duda de que la situación y la historia tienen su vertiente jocosa a la que uno no se puede sustraer. Pero, conociendo al autor, no creo que debamos demorarnos demasiado en su comicidad, sino decantarnos por la potencia de la locura que contiene, pues es mucha la tristeza que puede encerrar tanta risa. Yo diría que, si nos paramos a pensar, la carcajada se nos puede quedar congelada.

No solo en navidad parece un relato marcado por el desastre, el sufrimiento, la tragedia y la quiebra emocional y moral relacionada con aquello que los alemanes no pueden olvidar, y que la humanidad no debiera olvidar: la devastación que causó la Segunda Guerra Mundial. La tía Milla parece defenderse del olvido y de la disolución de un ideal humano de bondad y paz. Desde la locura, desde la repetición extenuante, evoca un ritual de paz y hermandad que, si alguna vez tuvo sentido, si alguna vez pareció cargado de humanidad, ahora se muestra vacío, escenificado en un teatro de títeres que repiten doblemente, y maquinalmente, la palabra paz: “Paz, paz”.

Luis Seguí comenta el relato de Heinrich Böll No solo en Navidad

Este cuento de Heinrich Böll, como otros del mismo autor, me remiten a Thomas Mann, otro autor alemán con una vida familiar muy trágica. No me refiero solamente al Thomas Mann de La montaña mágica, probablemente lo más conocido de él y, también, un texto de encierro, claustrofóbico. La montaña mágica es, efectivamente, una metáfora del mundo encerrado en esa montaña. Me refiero a otro texto, Los Buddenbrook, escrito antes de la Segunda Guerra Mundial y que nos narra la historia de la decadencia de una familia. De alguna manera, lo que Thomas Mann escribe es la demolición interna de esa familia. Böll lo traslada a la inmediata posguerra. 

No solo en Navidad, de Heinrich Böll. Comentario de Ignacio en la tertulia 54

Quiero exponer una forma alternativa de interpretación, de análisis de lo que ha ocurrido en la sociedad alemana. Efectivamente, pienso que Böll está describiendo el papel de la familia como metáfora de lo que allí ha sucedido. Pero dándole vueltas, quizá quiera decir otra cosa, y nos encontremos con una salida, con una situación de esperanza. Lo que está poniendo en juego es una Navidad perpetua que se repite. No olvidemos el mecanismo filosófico en el que se había basado la idea de Alemania, es decir, la idea de Nietzsche del superhombre y el eterno retorno. Y quizá, lo que Böll está diciendo es que no podemos seguir basando la nación alemana en el eterno retorno, esa filosofía que cambió nuestras raíces.

No solo en Navidad, de Heinrich Böll. Comentario de Fernando en la tertulia 54

Quería hacer la siguiente reflexión. Después de leer el cuento traté de informarme sobre el autor. Me acordé de Opiniones de un payaso y El honor perdido de Katharina Blum, libros casi olvidados. Y quiero aislar a Böll de ese concepto de literatura de los escombros que aquí se mencionó. Voy a hacer como si esto no tuviera nada que ver con lo que pasaba allí, como si yo fuera un niño. Lo que me planteo es que cuando los conjuntos humanos, en este caso una familia, deja que se apodere de ellos la rutina, a través, además, de un acto absolutamente excepcional, caen en la descomposición absoluta, emprenden una diáspora heterogénea y dejan de ser familia. Entonces, lo que creo es que trataba de hacer una reflexión sobre estas situaciones excepcionales que, cuando caen en la repetición para dejar de ser momento excepcional y convertirse en algo odioso por su propia esencia, el ser humano no lo puede soportar. Ahí comienza la diáspora.

Graciela Kasanetz comenta el relato No solo en Navidad, de Heinrich Böll, en la tertulia 54

Como siempre, para mí esta tertulia es una fiesta que nunca se repite y que produce lo contrario de lo siniestro. Y porque tengo cierta querencia por una parte de mi trabajo, observo que los niños, en este cuento, aparecen como figuras casi de adorno. Voy a tomar un párrafo del cuento en el que los niños jugaban con muñecos y carritos de madera en un rincón del cuarto:

Breve intervención en la tertulia 54 sobre el relato de Heinrch Böll No solo en Navidad

Creo que la tía Mila no es una mujer, sino un grupo social muy amplio de la sociedad alemana que conoce la guerra, los horrores, pero que, sin embargo, hace su vida tranquilamente, y procura no enterarse de nada. Y creo que el grito aparece cuando se da cuenta. Ella necesita la rutina, la vida diaria cotidiana para no pensar, para no reflexionar. Pero en el momento que le falta esa cotidianeidad, grita porque lo necesita, porque no puede, conscientemente, asumir todo el horror que está ocurriendo a su alrededor.

Gustavo Dessal comenta el relato de Heinrich Böll No sólo en Navidad en la tertulia 54

El cuento que hoy nos ocupa me trajo a la memoria uno de Cortázar, titulado La salud de los enfermos, que tiene una semejanza con el de Heinrich Böll en cuanto a la complicidad familiar. Muere un hijo, y el conjunto de la familia se pone de acuerdo para no contar la verdad a la madre, manteniendo una ficción que dura mucho tiempo, de tal manera que vemos como ese esfuerzo por mantener la farsa va llevando a una suerte de catástrofe familiar. 

Respecto al relato No solo en navidad, me limitaré a señalar algunos puntos que considero interesantes sobre la manera en que  Böll construye su mensaje, y nos lo hace llegar a través de frases tan "inocentes". 

Hay una frase escrita algo más adelante de la que señaló Zacarías. Él destacó el significante “desastre”. A mí me impactó una frase que tiene una potencia muy evocadora: 

martes, 2 de septiembre de 2014

¿Nosotros los artistas? ¿Nosotros los escritores?

Existen reivindicaciones que parecen excesivas y, lo que es peor, producto de lo que me parece una profunda ignorancia. Uno escucha con frecuencia, “nosotros los artistas”, “nosotros los escritores”, “nosotros los poetas”, etc., etc. Parecen multitud. ¡Qué mundo maravilloso, repleto de artistas! No es seguro que quien se nombra como tal quiera serlo de verdad si asume el valor ético y las miserias del verdadero artista. Ciñéndonos al terreno de la escritura, hay que decir que ser escritor no puede salir, nunca, gratis. Para empezar, uno no puede nombrarse como tal por su propia voluntad. Ésta no sirve para nada cuando no se produce una elección por parte del lenguaje. El escritor es apenas un simple amanuense y, por supuesto, ha de tener la humildad de reconocerse como siervo del lenguaje. ¿Por qué amanuense? ¿Por qué siervo? Porque escriben al dictado del lenguaje, y éste dicta, por detrás de las palabras, siempre, una pérdida irremediable. El escritor es, con su consentimiento o con su desasosiego, amanuense de lo que no cesa de no escribirse, a saber, la falta en ser del lenguaje, o lo que es lo mismo, la falta en ser del propio escritor. Esa es la morada del verdadero escritor. ¿“Nosotros los escritores”? Escritor es quien se siente compelido a confrontarse con la página blanca para, nada más y nada menos, poetizar su irremediable vacío. Directamente, el lenguaje te mira, te fija, conminándote a aceptar ese título de escritor como marca en el cuerpo. Sin duda, uno puede vivirlo como un privilegio, pero también puede vivirlo como desasosiego, incluso tormento en tanto es gozado por ese lenguaje. De tal manera, la escritura sería ese goce que a uno lo parasita y del cual no puede desprenderse el escritor. De una forma muy didáctica y poética lo expresaba el poeta portugués Fernando Pessoa:

“Para mí escribir es despreciarme; pero no puedo dejar de escribir. Escribir es como la droga que repugno y tomo, el vicio que desprecio y en el que vivo. Hay venenos necesarios, y los hay sutiles, compuestos de ingredientes del alma, hierbas cogidas en los escondrijos de las ruinas de los sueños, amapolas negras encontradas al pie de las sepulturas… hojas alargadas de árboles, obscenas, que agitan las ramas en las márgenes oídas de los ríos infernales del alma. Escribir, sí, es perderme, pero todos se pierden, porque todo es pérdida. Sin embargo, yo me pierdo sin alegría, no como río en la desembocadura para quien nació incógnito, sino como el lago hecho en la playa por la marea alta, y cuya agua nunca más regresa al mar”. 

Yo no creo que siempre fuese así en la escritura de Pessoa. Por ejemplo, su heterónimo Alberto Caeiro parece un poeta de la felicidad. Pienso entonces en las palabras de Borges: 

“A la larga, todo es materia para el arte. Sobre todo la desdicha. La felicidad no, la felicidad ya tiene su fin en sí mismo, por eso casi no hay poetas de la felicidad”.

Fernando Pessoa era, fundamentalmente, un escritor del desasosiego. Pero en su heterónimo Alberto Caeiro también era un poeta de la felicidad por su impresionante aceptación y vivencia alegre de la falta. Pero eso es una excepción. Seguramente ese escritor sí era el río que desembocaba en el mar. En el desasosiego, sin duda, Pessoa era el lago, era el agua que no vuelve al mar.

¿Nosotros los artistas? ¿Nosotros los escritores?

Miguel Ángel Alonso

viernes, 1 de agosto de 2014

James Joyce. Desarrollo y transcripciones del Ciclo de Enseñanzas Lengüajes III* 2014 organizado por Sergio Larriera en la Escuela Lacaniana de Psicoanálisis de Madrid a lo largo del mes de Julio

Lengüajes III*
Enseñanza declarada a cargo de Sergio Larriera
En la Sede de Madrid de la ELP, Julio 2014
Gran Vía 60, 2ª planta


Sinthomaquinaciones

James Joyce

http://dl.dropboxusercontent.com/u/641112/brujula.pdf
En estas sinthomaquinaciones en torno a la obra de James Joyce, y puesto que Efue su modo de habitar RSI, se tratará de recibirlo tri-di-mansionado. Para ello, habremos de parlaserlo, sonidarlo y letrasladarlo.

Sonidar a Joyce es darle sonido, ya sea oyendo su propia voz en la lectura de un breve pasaje de Anna Livia Plurabelle, o leyendo en voz alta diversos fragmentos de sus escritos.

Letrasladar pequeñas partes de sus textos a nuestra lalengüa. Pues este ciclo será en castellano, aunque con las necesarias lecturas en lalengüa joyceana. Las películas se proyectarán en versión original con subtítulos en castellano. La excepción la constituye Finnegans Wake, film que sonará en boca de los actores, y se leerá en los subtítulos la misma lalengüa, la de Joyce.

Parlaser a Joyce implicará, respecto de elementos mínimos de su escritura, abandonarse a sus múltiples derivas translingüísticas, tanto por el sonido como por el sentido, entregarse a sus resonancias simbólicas, entrar en sus misterios esotéricos, a sus evocaciones alquímicas, mitológicas, literarias, poéticas, a sus arreglos de cuentas con la historia, sus luchas con la Iglesia Católica, sus modos de combinar filosofía y estética...


*Lalengüa, término equivalente a Lalangue lacaniana. Con él se conceptualiza el conjunto de marcas con las que un sujeto se articula en la lengua. En otras palabras, y tal como plantea Jacques Alain Miller, se refiere a la palabra antes de cualquier ordenamiento léxico-gráfico, gramatical o sintáctico. Lalangue habría que enmarcarla en los primeros balbuceos, en esos sonidos sin ton ni son que señalan un goce en la emisión sonora vocal del infans.

Asistencia al ciclo:
Día
Número de asistentes
Martes 1de julio
40
Jueves 3 de julio
45
Viernes 4 de julio
33
Lunes 7 de julio
23
Martes 8 de julio
21
Miércoles 9 de julio
37
Viernes 11 de julio
39
Lunes 14 de julio
32
Martes 15 de julio
31
Miércoles 16 de julio
34
Jueves 17 de julio
30
Viernes 18 de julio
22
Lunes 21 de julio
25
Martes 22 de julio
23
Miércoles 23 de julio
15
Jueves 24 de julio
37

En el final del tercer ciclo. Palabras de agradecimiento de Sergio Larriera:

Queridas amigas y queridos amigos,  os hago llegar una nota fin de ciclo. Un abrazo.

Durante las dieciséis reuniones, comprimidas entre el 1 y el 24 de julio de 2014, a lo largo de 40 horas de sesiones, estuvimossinthomaquinando en torno a James Joyce. Al circular por el complejo laberinto de su escritura pudimos comprobar, una y otra vez la inextricable amalgama de los goces y las letras, en ese cuerpo en el que nos fuimos adentrando hasta volverlo reconocible, familiar. Y qué decir de ese ego insufrible que le fuimos ayudando a construir, o de nuestro sentimiento inefable de no entender nada y preservar, sin embargo, en nuestro “work sin progress”, nuestra obra progresiva en el pecado (sin) de amar el enigma. Y nuestras risas, nuestra “joy” cada vez que creíamos establecer un enlace.
Desde entonces, un estado oniroide en el que cosas vistas y oídas durante este ciclo joyceano infiltran mis actos de cotidiana vigilia, un embeleso cargado de emoción entretejió en la vulgaridad de mis horas, un girar de epifanías y fonemas que invaden mis sueños hasta despertarme, en fin, estoy fantásticamente atrapado en el ouroboros de la historia, en la circularidad del tiempo, en la asombrosa O del inicio de Anna Livia…
Gracias a todos aquellos que se expusieron en esta aventura sosteniendo en sus intervenciones el peso de cada sesión, así como a aquellos otros que, desde el público, supieron sostener este ciclo tanto con su silenciosa presencia como con sus sagaces preguntas o con sus propias respuestas.
Por este ánimo que me embarga, por esta inédita conexión que he tenido con Jacques Lacan en James Joyce, creo que por eso y todo lo vivido, se me impone un nombre que prefiero no silenciar:
         Círculo Lacaniano “James Joyce”.

En las entradas siguientes encontrarán las diferentes ponencias que se fueron sucediendo a lo largo del ciclo.

16-Julio-2014. La recepción de Joyce en España. Ponencia de Carlos G. Santa Cecilia en el Ciclo de Enseñanza Lenguajes III* celebrado en la Escuela Lacaniana de Psicoanálisis de Madrid

La recepción de Joyce en España es una perspectiva más de las varias que ustedes van estableciendo alrededor de esta figura poliédrica de James Joyce. Creo que no tiene sentido, en estas circunstancias y en este contexto, inundarlos de citas y referencias literarias que pueden encontrar publicadas en los libros. La recepción de Joyce en España es muy interesante hasta el año 1975- 76, cuando, con la traducción de José María Valverde, ya se puede dar por asumido a Joyce en las letras españoles. Hasta entonces, lo que va a ocurriendo en torno a nuestro autor es significativo, sintomático y, a la vez, muy interesante, porque se van viendo los diferentes caminos de la narrativa, de la novela, incluso de la creación artística.

James Joyce. 1-Julio-2014. Dublineses. Ponencia de Miguel Alonso en el Ciclo de Enseñanzas Lengüajes III* celebrado en la Escuela Lacaniana de Psicoanálisis de Madrid

Quiero agradecer a Sergio Larriera su invitación para participar en estas nuevas jornadas del Ciclo Lengüajes, y felicitarlo por su consolidación ya en una tercera edición. Esta enseñanza comienza a establecerse como cita imprescindible para los que nos sentimos seducidos por esas escrituras, por esas gramáticas inusuales, rotas, desvencijadas e, incluso, locas, que a veces aparecen en la literatura y que, con frecuencia, portan más verdad que muchos textos convencionales y plenos de sentido. Desde esta perspectiva, la obra de James Joyce es paradigmática, emblemática, representativa de esas escrituras locas, tanto por su potencia, como por la relación que sostiene con la verdad y con la estructura del sujeto.    

James Joyce. 1-Julio-2014. Los muertos. Ponencia de Alberto Estévez en el Ciclo de Enseñanzas Lengüajes III* celebrado en la Escuela Lacaniana de Psicoanálisis de Madrid

Quiero empezar agradeciendo a Sergio Larriera, responsable de esta enseñanza, su invitación para participar en este curso tan atractivo y sugerente sobre la obra del escritor irlandés por excelencia, y desde luego que por excelencia para el psicoanálisis, James Joyce. La invitación en sí misma, por su oportunidad, pero sobre todo, la manera de hacerla, ha sido determinante para que yo esté hoy aquí hablándoles a ustedes de uno de los mejores cuentos de todos los tiempos en lengua inglesa, y sin lugar a dudas, uno de los mejores cuentos que he tenido oportunidad de leer en toda mi vida.

James Joyce. 4-Julio-2014. Los muertos. Ponencia de Gustavo Dessal en el Ciclo de Enseñanza Lengüajes III* celebrado en la Escuela Lacaniana de Psicoanálisis de Madrid

Quiero agradecer a Sergio Larriera esta invitación para participar en el curso Lengüajes*, que habría que situar entre la imprudencia y la osadía, porque, realmente yo no soy un especialista en la obra de Joyce. Mi presencia aquí tiene algo de iconoclasia, porque aunque reconozco su grandeza como escritor, he de decir que Joyce no constituye un autor que me resulte especialmente atractivos. Sus cuentos me gustan y me conmueven más, pero el resto de su obra no demasiado. La considero interesante desde el punto de vista del psicoanálisis y gracias al estudio que Lacan hizo de la misma. Aún reconociendo todas las cualidades que se pueden enumerar respecto de el Ulises y Finnegans Wake, o de el Retrato del artista adolescente -que no pertenece a la misma categoría que las dos primeras- no son obras que toquen mi corazón, por decirlo de una forma que todos podamos entender. Y eso es, para mí, una condición imprescindible e indispensable como lector. Me resulta muy difícil leer una literatura que no me llegue al corazón. Insisto, es una cuestión estrictamente de gusto, y de ningún modo dejo de reconocer la altísima calidad literaria de nuestro autor.